24 C
Caracas
viernes, junio 5, 2020
Inicio Nuestra tierra Montaña El Junquito, frío, golfeados y cochino frito

El Junquito, frío, golfeados y cochino frito

Si vas a la Colonia Tovar desde Caracas, a mitad de camino encontrarás un pintoresco pueblo, donde puedes parar a desayunar unas deliciosas cachapas. Es El Junquito, un lugar muy concurrido los fines de semana por los caraqueños, que vienen aquí atraídos por su clima frío para pasar un rato de esparcimiento y probar su deliciosa comida.

El Junquito comenzó a desarrollarse en los años 30 del siglo pasado, cuando se construyó la carretera que permitiría llevar a la capital el café y las hortalizas que se cultivan en las cercanías.

El historiador del pueblo, Javier Meneses, recuerda que en el lugar donde hoy se encuentra la plaza Bolívar, había una laguna poblada con juncos, y de allí viene el nombre del lugar. Antes de la construcción de la carretera, a orillas del estanque se los arrieros que viajaban a Caracas desde las haciendas se paraban allí a descansar sus animales.

La tradición del cochino frito

Por esa época se estableció cerca de la laguna de los juncos un hombre llamado Emilio Castillo, a quien se le ocurrió vender cochino frito a los numerosos familiares que venían a visitar a los cadetes de la recién fundada Escuela de Policía. Lo servía en platos de peltre y la forma en que lo preparaba era muy gustosa.

Castillo tuvo mucho éxito con su emprendimiento y pronto le aparecieron competidores. Así se originó la tradición de la venta del popular cochino frito de El Junquito.

Paseos a caballo y pistas de Karting

Durante el gobierno del general Isaías Medina Angarita surgió otra tradición de El Junquito, los paseos a caballo. Según el cronista, una tarde el general, que tenía una casa de descanso en la zona, le pidió a un arrieros llamado Jesús «Chuchú» Meneses que le alquilara sus caballos para que sus hijos pasearan.

A Meneses le pareció extraña la petición de Medina, pues nadie en esa época alquilaba caballos, pero accedió. Luego del paseo Medina le dio al arriero un bolívar y un real, toda una fortuna. Ya en posteriores visitas del gobernante era Meneses quien ofrecía sus bestias en alquiler, a él o a sus allegados, dando lugar a esta tradiciónal diversión del lugar.

Plaza Bolívar de El Junquito
Plaza Bolívar de El Junquito. Fuente: Guillermo Ramos Flamerich / Wikipedia. CC3

En el Junquito, además de sus comidas típicas y los paseos a caballo, existen otros atractivos, como caminar por sus parques, y disfrutar de la neblina que desciende sobre el lugar casi todas las tardes. Para los más jóvenes, se han instalado varias pistas de karting, donde pasarán un rato ameno emulando a los ases del volante.

En este pueblo son especialmente famosas las fiestas en honor a la virgen de Fátima, ya que por todo El Junquito se ha establecido una numerosa colonia de portugueses y sus descendientes.

Además desde aquí se puede llegar en pocos minutos a las hermosas playas del Estado La Guaira y a la Colonia Tovar, con todo su encanto.

Vista del Ávila desde el Junquito
Vista del Ávila desde el Junquito. Fuente: Emma Grand / Pexels.

La deliciosa gastronomía de El Junquito

Fresas con crema
Fresas con crema. Fuente: Patricia Vegas / Wikimedia CC BY-SA 3.0.

Hace muchos años la laguna de los juncos se secó, y en su lugar se levantó la Plaza Bolívar del pueblo. A sus alrededor se ha establecido numerosos puestos de venta de comidas, donde las más solicitadas por los visitantes son las deliciosas fresas con crema, que en algunos sitios también les colocan duraznos o un topping de jarabe de chocolate.

Otro delicioso platillo que puedes degustar acá son las tradicionales cachapas, con queso de mano o con chicharrón. El frío de El Junquito se apacigua con un espeso chocolate caliente, que puedes conseguir en casi cualquier local. Dos lugares muy recomendables son El rincón Criollo y Cachapas y Cochino Feijoos, cercanos a la Plaza, allí podrás probar todas estas exquisiteces.

La otra especialidad de El Junquito son los golfeados, con su inseparable trozo de queso de mano. En la carretera entre El Junquito y Caracas existen varios negocios dedicados a elaborarlos, pero tal vez los mejores y más tradicionales sean los El Rey de los Golfeados, en el Kilómetro 18. Es una tradición caraqueña terminar una visita al pueblo parando a comer este manjar.

Cochino frito, cachapas con queso de mano y golfeados, especialidades gastronómicas de El Junquito
Cochino frito, cachapas con queso de mano y golfeados, especialidades gastronómicas de El Junquito.

- Publicidad -

MÁS POPULARES

Galletas de mantequilla de mimi: fáciles y con pocos ingredientes

El día de hoy venimos con una receta a la que los pequeños de la casa no se pueden resistir: las famosas...

Jesús Soto, el maestro del cinetismo, cumple 97 años

De Ciudad Bolívar para el mundo, el artista venezolano Jesús Soto se convirtió en uno de los principales representantes del arte...

Tradición caraqueña: algunos restaurantes de toda la vida

La capital de nuestro país es tan grande que, dentro de ella, podemos encontrar una cantidad increíble de restaurantes donde podrás disfrutar...

El Relámpago del Catatumbo, un faro natural en el Zulia

Las noches al sur del Lago de Maracaibo difícilmente se pueden llamar tranquilas. Entre marzo y diciembre, comenzando al caer la...