26.7 C
Caracas
lunes, septiembre 28, 2020
Inicio Cultura 100 años del nacimiento de Aquiles Nazoa, el Ruiseñor de Catuche

100 años del nacimiento de Aquiles Nazoa, el Ruiseñor de Catuche

Aquiles Nazoa se describió a si mismo de la siguiente manera: «Nací en la barriada El Guarataro, de Caracas, el 17 mayo de 1920. He estudiado muchas cosas, entre ellas un atropellado bachillerato, sin llegar a graduarme en ninguna. He ejercido diversos oficios, algunos muy desagradables, otros muy pintorescos y curiosos, pero ninguno muy productivo, para ganarme la vida«. Este poeta, periodista y humorista supo retratar como ninguno la esencia del venezolano de mediados del siglo XX.

Fue protagonista de una atropellada biografía en la que estuvo preso por «escribir cosas inconvenientes», colaboró con El Morrocoy Azul, una de las más recordadas publicaciones humorísticas en el país, estuvo en el exilio y fue laureado con el Premio Nacional de Periodismo y el Premio Municipal de Literatura (Distrito Federal), publicó numerosos libros de poesía y ensayo y falleció en un accidente automovilístico en 1.976.

Firma de Aquiles Nazoa
Firma de Aquiles Nazoa.

El legado de Aquiles Nazoa

Nazoa es recordado por su humor peculiar, que se refleja en su obra, describiendo con precisión la cultura venezolana de su época. Su vena romántica quedó impresa en la hermosísima Balada de Hans y Jenny, que recuerda los amores del escritor danés Hans Christian Andersen y la cantante Jenny Lind.

El poeta colaboró con el cineasta Carlos Hugo Christensen en el guión del clásico del cine venezolano La balandra Isabel llegó esta tarde (1950), sobre el cuento homónimo de Guillermo Meneses.

En 1967 se dedicó a la producción del programa Las cosas más sencillas, para la televisión nacional. Con esta serie llegó a ser conocido por muchos venezolanos y dejó una fuerte influencia en la siguiente generación.

Sin ser músico, su obra inspiró a Federico Ruiz para crear la ópera Los Martirios de Colón, estrenada en 1.993. El compositor se basó en el texto satírico Los martirios de Colón, fragmento de un diario escrito por el famoso erudito Mamerto Ñáñez Pinzón e Importancia y Protección de la Ñema de Colón, extraído del libro Humor y Amor, tal vez su obra más difundida.

Escena de Los Martirios de Colón, ópera basada en textos de Aquiles Nazoa
Escena de Los Martirios de Colón, ópera basada en textos de Aquiles Nazoa. Fuente: Guillermo Ramos Flamerich / Wikipedia CC BY-SA 3.0.

El pensamiento de Aquiles Nazoa se resume en el hermoso Credo, que parafraseando la oración católica, nos deja un catálogo de las influencias que formaron su obra y su carácter.

Creo en Pablo Picasso, Todopoderoso, Creador del Cielo de la Tierra;
Creo en Charlie Chaplin, hijo de las violetas y de los ratones,
que fue crucificado, muerto y sepultado por el tiempo,
pero que cada día resucita en el corazón de los hombres,
Creo en el amor y en el arte como vías hacia el disfrute de la vida perdurable,
Creo en el amolador que vive de fabricar estrellas de oro con su rueda maravillosa,
Creo en la cualidad aérea del ser humano,
configurada en el recuerdo de Isadora Duncan abatiéndose 
como una Purísima paloma herida bajo el cielo del mediterráneo;
Creo en las monedas de chocolate que atesoro secretamente
debajo de la almohada de mi niñez;
Creo en la fábula de Orfeo, creo en el sortilegio de la música,
yo que en las horas de mi angustia vi al conjuro de la Pavana de Fauré,
salir liberada y radiante de la dulce Eurídice del infierno de mi alma,
Creo en Rainer María Rilken héroe de la lucha del hombre por la belleza,
que sacarificó su vida por el acto de cortar una rosa para una mujer,
Creo en las flores que brotaron del cadáver adolescente de Ofelia,
Creo en el llanto silencioso de Aquiles frente al mar;
Creo en un barco esbelto y distantísimo
que salió hace un siglo al encuentro de la aurora;
su capitán Lord Byron, al cinto la espada de los arcángeles,
junto a sus sienes un resplandor de estrellas.
Creo en el perro de Ulises,
en el gato risueño de Alicia en el país de las maravillas,
en el loro de Robinson Crusoe.
Creo en los ratoncitos que tiraron del coche de la Cenicienta,
el Beralfiro el caballo de Rolando,
y en las abejas que laboran en su colmena dentro del corazón de Martín Tinajero.
Creo en la amistad como el invento más bello del hombre,
creo en los poderes creadores del pueblo,
Creo en la poesía y en fin,
Creo en mí mismo, puesto que sé que alguien me ama.

Aquiles Nazoa

En homenaje a su centenario, el Centro Nacional del Libro (CENAL) publicó el Credo de Aquiles Nazoa en un hermoso libro ilustrado que se puede descargar en este enlace.

- Publicidad -

MÁS POPULARES

Playa Puy Puy, un lugar con muchos encantos

La península de Paria en el Estado Sucre es una hermosa región de nuestro país con, con paisajes espectaculares y playas de...

Sarisariñama, sorprendentes simas en la cumbre del tepuy

En el bosque, sobre la lúgubre cima de la montaña, vive en una cueva un espíritu maligno que se alimenta de...

El Alma Llanera en 9 claves

Hay tres piezas musicales que nos identifican a todos los venezolanos. Al oírlas, no dejamos de emocionarnos y se nos llena...

Aldemaro Romero, un músico completo

El compositor, arreglista y director de orquesta Aldemaro Romero nació en Valencia el 12 de marzo de 1.928. Su padre era...