Inicio Nuestra tierra Montaña Sabas Nieves, el gimnasio natural en el Ávila

Sabas Nieves, el gimnasio natural en el Ávila

A lo largo de todo el extremo norte de Caracas, la presencia imponente del Ávila custodia la ciudad. El Parque Nacional Waraira Repano tiene muchos accesos desde distintos sectores de la bien llamada «Sultana del Ávila». Subiendo desde Altamira, uno de los más concurridos es Sabas Nieves, adonde muchos caraqueños acuden diariamente para ejercitarse, meditar o simplemente pasar un rato distinto observando la urbe desde lo alto.

Vista de Caracas desde Sabas Nieves
Vista de Caracas desde Sabas Nieves. Fuente: Edwhite / Wikimedia.

Juan Sabas Nieves Rodríguez, guardaparque

Juan Sabas Nieves Rodríguez nació en un familia 16 hermanos, en San Pedro de los Altos, en el Estado Miranda. Su padre Emilio Nieves fue guardabosques desde 1936, como también lo fueron sus hermanos, Rafael y Pedro. Así que Sabas decidió seguir la tradición familiar y en 1960 se muda a Caracas.

Ya en el año de 1958, el Ávila fue decretado Parque Nacional y se comenzó la reforestación de la montaña, creando terrazas y excavando zanjas para captar el agua y reducir la erosión. Sabas sembró las especies que desarrollaron la vegetación que actualmente posee el sector Loma Serrano. También comenzó a establecer un área recreativa en la zona, sembrando y regando personalmente la grama. Por si fuera poco, se encargaba de dar alimento a las aves que llegaron atraídas por la nueva vegetación

Letrero en el puesto de guardaparque
Letrero en el puesto de guardaparque. Fuente: Veronidae / Wikimedia.

Sabas Nieves murió de neumonía en 1972. Sus compañeros de trabajo colocaron un letrero en su homenaje muy cerca del puesto de guardaparque donde tantos años trabajó. Desde entonces, el lugar tomó su nombre.

Su sobrino Héctor Nieves, hijo de Rafael, fiel a la tradición familiar, es también guardaparque en el Ávila, trabajando en el Sector Loma del Viento. Héctor ha ayudado a dar a conocer a todos la historia de su tío, pionero del ambientalismo en Venezuela.

Escalinata en el camino a Sabas Nieves
Escalinata en el camino a Sabas Nieves. Fuente: EDwhite / Wikimedia.

El puesto de guardaparque

Para subir hasta Sabas Nieves se debe llegar a la Décima Transversal de Altamira y pasar un túnel bajo la Avenida Boyacá. Pocos metros más adelante, una bifurcación lleva por la derecha hacia Quebrada Quintero, y por la izquierda a Sabas Nieves. Allí comienza el ascenso. Dependiendo de tu estado físico, te tomará más o menos media hora llegar al puesto de guardaparque.

Allí, la Alcaldía de Chacao ha dispuesto unos equipos para ejercitarse, hay tomas de agua y bancos para descansar. La vista hacia Caracas es espectacular, pues se divisa casi todo el valle. El lugar es muy concurrido por las mañanas y al final de la tarde, y durante todo el día los fines de semana y feriados. Sin embargo, no es conveniente bajar de noche, por razones de seguridad.

Un aspecto de Sabas Nieves
Un aspecto de Sabas Nieves. Fuente: Luisangely Riera / Wikimedia.

De regreso, puedes detenerte a la altura de la Avenida Boyacá, donde han instalado puestos de venta de bebidas refrescantes, tortas y frutas.

Los palmeros de Chacao

Una tradición muy vinculada a Sabas Nieves es la de los Palmeros de Chacao. Cerca de la Semana Santa de 1776, una epidemia de fiebre amarilla azotó a la ciudad de Caracas. El párroco José Antonio Mohedano, oró a Dios pidiendo clemencia para los sobrevivientes, prometiendo que cada Domingo de Ramos buscarían en El Ávila palmas reales y así recordar la entrada de Jesús a Jerusalén.

Al terminar la epidemia la promesa del sacerdote se hizo tradición.​ una tradición. Todos los años los cofrades suben a la montaña el Viernes de Concilio y recolectan las ramas de palma en el sector llamado la «Cueva de los Palmeros», subiendo por Sabas Nieves. El sábado por la mañana bajan cargando las palmas, que son bendecidas en la iglesia de Chacao durante la misa del Domingo de Ramos y posteriormente repartidas entre los fieles. Para evitar la deforestación, durante el año los palmeros siembran nuevas palmas reales, que serán recolectadas en las siguientes Semanas Santas.

Esta tradición centenaria ha sido reconocida por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por promover la inclusión social, los valores ciudadanos, la paz y proteger la naturaleza y la biodiversidad.

¿Cómo llegar a Sabas Nieves?

Debes tomar la Avenida Luis Roche de Altamira, en la Quinta Transversal dobla a la izquierda y luego toma la Avenida San Juan Bosco hasta el final, la Décima Transversal. Allí podrás estacionar tu vehículo y comenzar el ascenso pasando por un pequeño túnel bajo la Avenida Boyacá.

Si vienes a pie, a un lado de la estación de Metro Altamira puedes tomar el Trans Chacao, que te dejará a solo unas cuadras de la entrada a Sabas Nieves.

- Publicidad -

MÁS POPULARES

La abadía del silencio y la paz, San José en Güigüe

Recorriendo la ribera sur del Lago de Valencia, luego de pasar el Magdaleno, pequeño poblado de artesanos, se llega a Güigüe, una...

Receta del asado negro casero al mejor estilo venezolano

El asado negro es un platillo típico de Venezuela y el favorito de muchos. Esta exquisitez se prepara con un corte de...

Rosneft transfiere sus activos en Venezuela a empresa estatal rusa

Moscú, 26 de marzo de 2020.- La petrolera rusa Rosneft anunció la venta de todos sus activos en Venezuela. La empresa tenía...

5 restaurantes con delivery en Margarita

Aquí en el Diario Habla ya conversamos un poco con ustedes sobre algunos increíbles restaurantes que siguen prestando servicio ya sea...