21.7 C
Caracas
martes, septiembre 29, 2020
Inicio Nuestra tierra Ecoturismo El Relámpago del Catatumbo, un faro natural en el Zulia

El Relámpago del Catatumbo, un faro natural en el Zulia

Las noches al sur del Lago de Maracaibo difícilmente se pueden llamar tranquilas. Entre marzo y diciembre, comenzando al caer la noche y hasta la madrugada, las tormentas eléctricas son la constante en esta zona. Es el Relámpago del Catatumbo, un fenómeno natural que no tiene similar en ninguna otra parte del mundo.

En la desembocadura del río Catatumbo, una región cenagosa, los vientos cálidos del lago chocan de noche con las brisas frías provenientes de la cordillera de los Andes, creando las condiciones para la aparición continua de relámpagos. Ocurren por cerca de 300 días del año con un promedio de 250 relámpagos por kilómetro cuadrado. El 28 de enero de 2.014, la Organización Guinnes reconoció al Relámpago del Catatumbo como un fenómeno meteorológico único.

El relámpago del Catatumbo desde el Lago de Maracaibo
El relámpago del Catatumbo desde el Lago de Maracaibo. Fuente: Fernando Flores / Wikimedia (CC BY-SA 2.0).

El Parque Nacional Ciénagas del Catatumbo

Para proteger el ambiente natural que da origen al relámpago, se creó el Parque Nacional Ciénagas del Catatumbo, declarado como tal el 5 de junio de 1.991. Este es un ecosistema de selva prácticamente virgen Su variedad de fauna incluye araguatos, monos capuchinos, caimanes, iguanas y múltiples especies de mariposas. Es una zona ideal para la observación de aves. Acá es común ver garzas blancas y azules, patos, gaviotas, tucanes, carranes y caracaras, además del peculiar garzón soldado. En el agua destacan las jugetonas toninas

Ologá y Congo Mirador

En la Bahía de Ologá hay una lengua de costa lacustre donde se han construido unos 40 palafitos. Es un pueblo de pescadores que viven de la captura cangrejos en el lago y su venta en Maracaibo. Aquí no llega la electricidad que abunda en el cielo, así que cerca de 60 familias acuden a plantas eléctricas para alumbrarse.

Ologá recibe con cariño a los turistas que vienen a observar los relámpagos. Algunos han acondicionado sus viviendas para alojarlos. Es el caso del palafito Puerto Rico, su propietario, Nerio Ángel Romero dejó la pesca y ahora se dedica a atender a los visitantes.

El relámpago del Catatumbo
El relámpago del Catatumbo. Fuente: Fernando Flores / Wikimedia (CC BY-SA 2.0).

A diez minutos en bote de Ologá está Congo Mirador, otra pequeña población lacustre de unos 200 palafitos, que también vivía de la pesca y del turismo de cazadores de relámpagos. Aunque tiene más de 170 años de fundada, esta población tampoco cuenta con servicio de electricidad, que se genera en dos plantas donadas por el gobierno.

Los habitantes de Congo Mirador poco a poco han dejado el pueblo, en busca de un mejor modo de vida. Lamentablemente, las condiciones para la pesca se les han hecho muy difíciles y los turistas ya no llegan como en otra épocas. Sin embargo, Congo Mirador todavía mantiene la belleza de su entorno natural y lo pintoresco de sus casas, en parte en la costa y en parte sobre las aguas, como aquellas que viera Américo Vespucio siglos atrás, cuando recordando a Venecia le dio nombre a todo un país.

Atardecer desde Congo Mirador
Atardecer desde Congo Mirador. Fuente: Fernando Flores / Wikimedia(CC BY-SA 3.0).

¿Cómo ver el Relámpago del Catatumbo?

Desde Maracaibo, si la noche es despejada se puede ver a lo lejos el resplandor de los relámpagos. Igual ocurre desde cualquier lugar en el sur del Lago. Pero es realmente impresionante ver el fenómeno de cerca.

Varias empresas de turismo organizan excursiones a la zona de Ologá y Congo. Pero uno de los tours más completo lo organiza desde hace más de 30 años Alan Higthon, oriundo de Barbados, pero que llegó a Ologá y se quedó para siempre.

Palafito en el sur del Lago de Maracaibo
Palafito en el sur del Lago de Maracaibo. Fuente: Ricardo Muñoz / Wikimedia (CC BY-SA 3.0).

Este enamorado de nuestra tierra y de su ecología, con su empresa Cocolight, recibe a los visitantes en El Vigía y los trae hasta Puerto Concha, un viaje de 100 kilómetros, donde comienza el recorrido en bote hasta Ologá.

El tour dura dos o tres días, pues se debe pernoctar para poder ver el espectáculo del relámpago. El alojamiento en un palafito acondicionado se incluye en el costo del tour. De día, se puede explorar el Parque Nacional u observar su variedad de fauna y flora.

- Publicidad -

MÁS POPULARES

Playa Puy Puy, un lugar con muchos encantos

La península de Paria en el Estado Sucre es una hermosa región de nuestro país con, con paisajes espectaculares y playas de...

Sarisariñama, sorprendentes simas en la cumbre del tepuy

En el bosque, sobre la lúgubre cima de la montaña, vive en una cueva un espíritu maligno que se alimenta de...

El Alma Llanera en 9 claves

Hay tres piezas musicales que nos identifican a todos los venezolanos. Al oírlas, no dejamos de emocionarnos y se nos llena...

Aldemaro Romero, un músico completo

El compositor, arreglista y director de orquesta Aldemaro Romero nació en Valencia el 12 de marzo de 1.928. Su padre era...