25 C
Caracas
martes, octubre 27, 2020
Inicio Nuestra tierra Montaña Roraima, la madre de todas las aguas

Roraima, la madre de todas las aguas

Al sureste del Estado Bolívar se ubica la Sierra de Pacaraima, dentro de los linderos del Parque Nacional Canaima. El punto más alto de desta cadena de tepuyes es el monte Roraima, una imponente formación rocosa con una superficie de 31 kilómetros cuadrados, bordeada de acantilados de 400 metros de altura.

Los tepuyes de Pacaraima se cuentan entre las formaciones más antiguas del planeta, provenientes de la era precámbrica. La meseta del Roraima tiene una altitud promedio de 2.500 metros sobre el nivel del mar y en ella se pueden hallar especies endémicas de flora y fauna, debido al aislamiento en la cima. Este lugar sirvió de inspiración para el escritor inglés Sir Arthur Conan Doyle cuando escribió su famosa novela de aventuras El Mundo Perdido, de la cual se han filmado varias versiones.

Flor de Heliamphora Nutans (Sarraceniaceae). Fuente: Carlos Santos Colorado / Wikimedia CC BY-SA 3.0.

Una excursión típica a Roraima sale desde San Francisco de Yuruaní, un viaje de una hora en vehículos de doble tracción hasta el poblado indígena Paraitepuy. Aquí inicia la caminata hacia la montaña, de unas 5 horas en este primer tramo.

Durante la primera parte del viaje, la vista de la montaña al frente y las picadas de los mosquitos son la compañía inseparable. Las vistas que ofrece el paisaje son maravillosas. Se debe cruzar el río para acampar en el Campamento Kukenán, a 1.050 metros de altura.

Excursionistas camino al Roraima
Excursionistas camino al Roraima. Fuente: Luis Ovalles / Wikimedia CC BY-SA 3.0.

Durante el segundo día del recorrido se realiza una caminata de unas cuatro horas hasta llegar al Campamento Base, a 1.850 metros sobre el nivel del mar. En el camino se pueden observar bromelias, orquídeas y plantas carnívoras. Un buen baño de río y una cena en el campamento antes de ir a dormir permiten juntar fuerzas para el ascenso del día siguiente.

Roraima y Kukenán al amanecer
Los tepuyes Roraima y Kukenán al amanecer. Fuente: OscarEPV / Wikimedia CC BY-SA 3.0.

Al iniciar el ascenso por La Rampa el camino se hace difícil por la pendiente, los bordes angostos del camino y la humedad. Acá es importante la presencia de los guías, dispuestos a dar a los excursionistas las instrucciones pertinentes.

Si llega a llover, se suelen formar cascadas que empapan a los caminantes, hay que tener mucho cuidado para evitar resbalones. La dificultad del camino se ve compensada por la belleza del paisaje y la vegetación.

Vista del Paso de las Lágrimas
Vista del Paso de las Lágrimas. Fuente: Carlos Felipe Antonorsi / Wikimedia CC BY-SA 3.0.

Al llegar a la cima, se está a alturas que superan los 2.500 metros y la temperatura desciende notablemente. Se continua caminando por media hora hasta llegar al campamento que algunos llaman El Hotel. Se trata de pequeñas cuevas en la piedra donde se instalan las carpas. Una vez instalados, es el momento de comenzar a descubrir todas las bellezas que atesora Roraima.

Levantarse en el tepuy es una experiencia espectacular, con todo lo que hay por ver. La erosión en las rocas ha formado figuras muy curiosas, sapos, indios, tortugas y un largo etcétera. Una de las más impresionantes es El Elefante. La cima de Roraima es rocosa y las plantas se han adaptado a la falta de suelo para alimentarse de insectos, con flores muy vistosas (y pegajosas).

El Elefante
El Elefante. Fuente: Paolo Costa Baldi / Wikimedia CC BY-SA 3.0.

Un lugar impresionante es La Ventana, desde donde se divisa la Gran Sabana. También es muy llamativo el Valle de los Cristales, con hermosas formaciones de cuarzo que crean un ambiente muy especial. Un paseo hasta aquí debe llegar también al Punto Triple, lugar donde coinciden las fronteras de Venezuela, Brasil y Guyana (del lado de la zona en reclamación). Este sitio queda a unas 4 horas de camino de El Hotel.

Los Jacuzzis son de visita obligatoria. Son pozos formados en cavidades de la roca de cuarzo, que le confiere un color muy particular al agua. Si te bañas aquí podrás presumir de haber usado los jacuzzis más antiguos del planeta, pero la temperatura del agua puede estar entre 5 °C y 10 °C, así que debes pensarlo bien antes de meterte allí.

Jacuzzis naturales con fondo de cuarzo en el Roraima
Jacuzzis naturales con fondo de cuarzo en el Roraima. Fuente: Luis Ovalles / Wikimedia CC BY-SA 3.0.

El quinto día de excursión es para tomar las últimas fotografías y comenzar el retorno. La bajada de Roraima es muy dura y siempre está allí el riesgo de un resbalón. Se suele bajar de una vez hasta llegar al campamento Kukenán. Baño en el río y cena dejan a los caminantes como nuevos. Las luciérnagas acompañan a las estrellas para dar a los visitantes una brillante despedida del tepuy.

Al día siguiente hay que caminar de regreso a Paraitepuy. Aquí se almuerza y se toma el vehículo para llegar a San Francisco de Yuruaní o Santa Elena de Uairén. Para rematar este inolvidable y duro viaje no hay nada mejor que un baño en la Quebrada del Jaspe.

No es necesario tener una gran forma física ni conocer técnicas de escalada para visitar Roraima, pero si estas bien preparado físicamente, disfrutarás mucho más del viaje.

Los Jacuzzis
Los Jacuzzis. Fuente: Luis Ovalles / Wikimedia CC BY-SA 3.0.

Alojamiento en Roraima

En el tepuy no existe ningún tipo de infraestructura turística, lo que también forma parte del atractivo del lugar. Se trata de una aventura y se duerme en tiendas de campaña. Una experiencia única es ver el cielo estrellado sobre las carpas la noche está despejada.

En San Francisco de Yuruaní y en Santa Elena de Uairén hay varias posadas adonde se recomienda llegar a reponer fuerzas después de la agotadora visita a Roraima.

Noche estrellada en el Roraima
Noche estrellada en el Roraima. Fuente: Ney Teixeira de Freitas Guimarães Filho / Wikimedia CC BY 4.0.

¿Cómo llegar a Roraima?

Las excursiones a Roraima tienen como punto de inicio el pueblo de San Francisco de Yuruaní, a unas 7 horas por carretera desde Ciudad Guayana. Usualmente se organizan viajes de 6 o siete días.

Llegar a Roraima es difícil. Los vehículos solo llegan hasta Paraitepuy, a 26 kilómetros de San Francisco de Yuruaní, y desde allí se debe caminar. El viaje debe ser organizado por una empresa turística, ya que no está permitido hacerlo por cuenta propia. Muchas agencias organizan excursiones al tepuy. La ruta es fuerte por el calor y la humedad

Aunque existen varias rutas de ascenso a Roraima, la más transitada es por el lado venezolano, partiendo desde el poblado de Paraitepui. El acceso de menor dificultad es a través de La Rampa, una especie de escalera natural en la roca, que no requiere el uso de equipo de escalada. Por acá se llega directamente a la cima del tepuy. La ruta es fuerte por el calor y la humedad y hay algunos pasos riesgosos.

En esta región del país llueve todo el año, por lo que la mejor temporada para ir es entre enero y marzo, que es la temporada «seca». La lluvia aumenta la dificultad del recorrido.

Mapa de atracciones en Roraima. Fuente: Redacción El Diario Habla
- Publicidad -

MÁS POPULARES

Playa Puy Puy, un lugar con muchos encantos

La península de Paria en el Estado Sucre es una hermosa región de nuestro país con, con paisajes espectaculares y playas de...

Sarisariñama, sorprendentes simas en la cumbre del tepuy

En el bosque, sobre la lúgubre cima de la montaña, vive en una cueva un espíritu maligno que se alimenta de...

El Alma Llanera en 9 claves

Hay tres piezas musicales que nos identifican a todos los venezolanos. Al oírlas, no dejamos de emocionarnos y se nos llena...

Aldemaro Romero, un músico completo

El compositor, arreglista y director de orquesta Aldemaro Romero nació en Valencia el 12 de marzo de 1.928. Su padre era...